Gracias a todas las personas que han estado orando y enviando sus donaciones para las familias afectadas por el Volcán de Fuego. Todo lo recaudado en la iglesia ha sido llevado a Escuintla, Alotenango y repartido a las voluntarios que han estado trabajando en la zona 0. A todas las personas que han preguntado por nuestra seguridad, gracias a Dios estamos bien en Antigua y los alrededores.
Seguimos dispuestos a servir y ayudar a las comunidades afectadas. Dios los bendiga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tagged on: